lunes, 17 de marzo de 2014

Cuento del jaguar Tecuani

Por Óscar Cortés Palma

Había una vez, en la época de las grandes haciendas un Jaguar que vivía muy feliz y tranquilo en su tierra hasta que empezaron a escasear las presas de las cuales se alimentaba así que tuvo que buscar comida más allá del monte. 


Cerca de allí había un rancho que pertenecía al hacendado más rico de la región llamado Salvadortzin. Este hacendado también vivía muy cómodo con sus extensas propiedades pero ambicionaba más, por eso continuaba introduciéndose en el monte y a pesar de que había muchos animales carnívoros como yaguarundíes, pumas, coyotes, lobos, y jaguares. Siempre lograba ahuyentarlos o cazarlos. 

Hasta que, un día, llegó anonadado uno de sus capataces, llamado Mayeso, quien le comentó:
- Salvadortzin, hay un animal que se está comiendo al ganado, a los caballos, a los chivos, y hasta tiene atemorizado a los trabajadores, lo llaman “El Tecuani” y dicen que es una bestia feroz. Ya he intentado cazarlo pero es un animal muy astuto.

Al escuchar esto, el ranchero preocupado encomendó a su capataz Mayeso que fuera a contratar a cazadores expertos, diles que voy a pagarles muy bien porque tengo mucho dinero. Entonces Mayeso fue y contrató a un experto Lancero pero, al cabo de un rato regresó herido. Y le contó al capataz Mayeso: que el Tecuani, era un Jaguar de enormes garras y muy bravo.



El capataz Mayeso contrató entonces, a otro cazador de gran puntería con el arco y la flecha, a quien le llamaban el Flecheroy le encomendó la misma misión. Pero al poco rato de introducirse en el monte, el Arquero regresó mal herido y los médicos del rancho lo atendieron rápidamente. Y le dijo a Mayeso que el Tecuani, era un Jaguar con una piel muy gruesa por lo cual las flechas no lo dañan. 

El capataz Mayeso decidió contratar a un trampero llamado Changuasclero, quien era experto en distintos trucos y trampas. Sin embargo, el jaguar era muy inteligente, y la trampa que le pusieron fue soslayada.

Mayeso en su desesperación solicitó la ayuda de un brujo o Yerbero, llamado “Pascasio”, este utilizó sus yerbas, pero también resultó herido al sostener un combate con el “Tecuani”.

Entonces, el capataz le platicó a su patrón que los cazadores habían fallado. El ranchero enojado decide ir el mismo a cazarlo pero no logra encontrarlo, es probable que nomas haya hecho esto para ponerle una muestra a los cazadores pero en realidad es muy probable que ni siquiera haya ido a buscar al “Tecuani”, nomas haya hecho la finta.

Finalmente, el hacendado envía a su capataz a que contrate a un pistolero, conocido como “Juan Tirador”, quien no encuentra al “Tecuani” por lo cual también contratan a un experto Rastreador de animales que se hacía acompañar de unos perros de caza. 
Entonces, Juan Tirador, y el Rastreador con sus perros salieron a buscar al animal por las barrancas, por las peñas, por los zacatales y no lo encontraban cuando de pronto hallaron a un “ermitaño” que vivía en el monte. Ese ermitaño no hablaba solo gritaba “Újaja” como si se estuviera riendo burlonamente. Ese ermitaño era muy risueño y locuaz y se llamaba “Gervasio” pero le decían de apodo “El Varañado” o “El Risueño”. El no conocía mucho de la “civilización” por eso todo le parecía gracioso y le asombraba, por eso lo imitaba. Aunque en un principio “El “Varañado” se negaba a ayudarles, lograron convencerlo para que los guiara a la guarida del “Tecuani” 

Entre todos iban a cazarlo. Allí lo vieron encima de una peña. Al verlo los perros ladraron. El tirador le disparó con su escopeta y el Jaguar cayó herido. De esta manera cazaron al Jaguar llamado “Tecuani”. Después lo llevaron con el hacendado quien les pagó por sus servicios y se repartieron la piel del Jaguar, y lo que sobró se lo comieron los perros y los zopilotes. 

Y el ranchero organizó una fiesta, en donde sus trabajadores danzaron al son de un tambor y una flauta de carrizo, y escenificaron la cacería del Jaguar. Actualmente esta danza se llama danza del Tecuan tipo Coatetelco.

© Óscar Cortés Palma Lic. en Historia UNAM e Investigador de la Danza del  Tecuan de Morelos y de la historia del poblado de Axochiapan. Email axochiapancultural@hotmail.com; cami17_4@hotmail.com;   Facebook: https://www.facebook.com/axochiapan Utilísese confines educativos citando al autor.

LIBRO DE LA DANZA DE LOS TECUANES

Si deseas adquirir este libro, llama al  cel: (045) 735 190 67 62 o envia un correo a:cami17_4@hotmail.com; o www.facebook.com/OscarCortesPalma

Es un  libro muy bien hecho, tiene un excelente diseño, acabado  y contenido, y está muy barato también.

El costo del libro DANZA DE LOS TECUANES es de $100 pesitos más gastos de envió, este libro tiene en total  232 páginas, contiene además mapas, fotos y guiones de la danza-drama de los tecuanes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario