martes, 24 de mayo de 2016

Los cirios artesanales tradicionales de Axochiapan.


Por Óscar Cortés Palma

En la ciudad de Axochiapan, se elaboran unos cirios adornados con flores de cera de múltiples colores para utilizarlos en la feria patronal de San Pablo Apóstol que dura del 8 al 28 de enero de cada año.






Y se elaboran en tal cantidad estos cirios decorados que probablemente en el país de México. Axochiapan sea el poblado en donde se practica mayormente la cerería tradicional.

La elaboración de cirios, veladoras, velas y de más objetos de cera,  fue introducida rápidamente en estas tierras después de  la Conquista española, ya que para los rituales religiosos católicos es muy importante contar con cirios o veladoras para las procesiones, los altares del día de Muertos y de los santos, y para otras actividades religiosas más.

 Dentro de todo este conglomerado de productos de cera, hay un tipo de cirios llamados “ceras escamadas o adornadas”, cuya elaboración está ampliamente distribuida en nuestro país.

En el Estado de Morelos, contamos con al menos tres poblados que se caracterizan por la elaboración de ceras escamadas: Axochiapan, Tlayacapan y Tepoztlan.

En el caso de Axochiapan, estos cirios son grandes y están decorados con flores de cera de múltiples colores; y son ocupados en las procesiones nocturnas, llamadas comúnmente “ceritas” porque son procesiones con muchos cirios artesanales adornados.
La elaboración de estos cirios se realiza en Axochiapan por alrededor de veinte grupos de “cereros” durante los meses de diciembre y enero de cada año; y se elaboran artesanalmente con cera derretida  y cordones.

Días después, ya seco el cirio, se le cortan las puntas de cada extremo de tal forma que el cirio quede uniforme e inmediatamente después se envuelve en papel estraza.

Y después de algunos días, se procede a adornar el cirio; para esto se elaboran figuras con alambre y carrizo, las figuras hechas con alambre son moldeadas con las pinzas; y las figuras hechas con carrizo son amarradas con hilo cáñamo, y posteriormente el carrizo es forrado con papel crepé.

Las figuras que se suelen elaborar son muy vistosas y muy variadas: pueden ser estrellas, coronas, cometas, sombreros, guajolotes, iglesias, corazones, aviones, voladores de Papantla, y muchas más.

Posteriormente se hacen las flores de cera, de la misma manera, es decir, se calienta una porción de cera a la que ya derretida y líquida, se le agrega un colorante que puede ser rojo, amarillo, naranja, blanco, morado, etc. Es decir, el color que queramos que tenga esa cera.

Después de esto, se utiliza un molde, que puede ser de barro o madera, el  cual se sumerge en la tina de cera líquida coloreada e inmediatamente después ese mismo molde se sumerge en otra tina de agua fría, de tal forma que la cera liquida que quedó pegada al molde al tener contacto ahora con el agua fría se desprenda y quede flotando en la tina con agua fría con la figura del molde. Y después se toma la flor de cera y se coloca en un canasto; y se vuelve a repetir la misma operación hasta obtener la cantidad de flores de cera necesarias.

Y finalmente se utiliza cera de Campeche para pegar las flores de cera ya endurecida a los cirios y a sus figuras hechas con alambre o carrizo.

 Y también se utiliza papel esmalte de diferentes colores para adornar los cirios. Que se utilizan en las procesiones nocturnas de la feria patronal de Axochiapan. Esta tradición está muy arraigada y la elaboración de cirios se  realizan sin fines comerciales a gran escala.


© Texto: Óscar Cortés Palma

No hay comentarios:

Publicar un comentario