jueves, 5 de octubre de 2017

El pueblo perdido del rio Amatzinac

El pueblo perdido del rio Amatzinac

Por Óscar Cortés Palma





De las barrancas del sur del Popocatépetl,  la del Amatzinac es la más larga y la más caudalosa. Viene desde el volcán y no se detiene hasta que cruza el estado de Morelos.

La palabra Amatzinac significa: Semillas de amates grandes. Amatl = papel o árbol de amate, xinach = semilla madre. Amaxinach o Amatzinac alude a las semillas de amates grandes..


Por el paraje conocido como san Ignacio, si uno se fija bien, verá  montones de momoxtles. Eso es lo que queda del pueblo perdido del Amatzinac., que desapareció misteriosamente hace mil quinientos años.


Al menos una docena de momoxtles, grandes, medianos y pequeños tapizan el valle que rodea el río. Mientras camina una mujer escucha los sonidos de la barranca y piensa.

-¿En qué pueblo estamos?

Para responder esto, una tesis doctoral de Kenneth Gale Hirth titulada: Precolumbian Population development along the rio Amatzinac: The Formativo Trough Classic Periods in Eastern Morelos, México sostiene que cerca de san Ignacio (hoy Marcelino Rodríguez) existía un pueblo importante que comerciaba con Teotihuacán.

Ese pueblo bien pudo llamarse Amatzinac. Era uno de los dos pueblos más grandes de la comarca[1]. La cerámica de Amatzinac era naranja y delgada, similar a la de Teotihuacán.


Durante la época de la relación comercial Teotihuacán vendía plumas verdes, cacao, jade, turquesa y obsidiana. Amatzinac  tenía plantaciones de algodón y papel amate, que junto con la sal que provenía del sur vendía a Teotihuacán.[2]


Se han encontrado una gran cantidad de vasijas, figuras y momoxtles (montículos de piedras y tierra o estamentos piramidales)  por lo que se cree que el pueblo perdido del río Amatzinac era un pueblo grande.


El tránsito desde el Amatzinac hasta Teotihuacán, fue la ruta de intercambio de esta comarca. Una de las secuelas de esto fue la mezcla cultural entre el valle del Amatzinac y Teotihuacán.


Cuando Teotihuacán desapareció de forma misteriosa. También el pueblo de Amatzinac desapareció. Hoy, sólo quedan ruinas de lo que otrora fue un gran centro comercial.

Como desenlace, si se destruyen los momoxtles sólo encontrarán piedras verdes u obsidiana negra, porque para los antiguos las piedras verdes  y la obsidiana eran más valiosas que el oro y la plata.

La desaparición del pueblo del río Amatzinac se suma a los pueblos desaparecidos de: Tetehuamac, Alchichica (el viejo), Ayoxocuisco, los barrios de Tecpan, Cuautlalpan y Hueycalco. Lo que nos recuerda que nada es sempiterno y nuestro pueblo tal vez ya no existirá en el futuro.

© Texto: Óscar Cortés Palma 
Correo:cami17_4@hotmail.com; oscarcortespalma@gmail.com
Cel: 7351506920
facebook.com/oscarcortespalma
twitter: @oscarcortespalm

No hay comentarios:

Publicar un comentario