sábado, 21 de octubre de 2017

Ixtlilco y Quebrantadero continúan resguardando zapatistas

Ixtlilco y Quebrantadero continúan resguardando zapatistas

Por Óscar Cortés Palma 


El día 10 de abril los vecinos de la comunidad de Ixtlilco el Grande, reviven año tras año, la revolución mexicana mediante la escenificación de una batalla con la participación  de cientos de pobladores.

Unos personifican a los zapatistas y van montados en caballo. Otros representan a los soldados del ejército del gobierno y van vestidos con uniforme verde.

Ambos grupos desfilan por las calles acompañados por bandas de viento y cohetones. Casi todo el pueblo participa en esta escenificación que se actúa desde hace  60 años.

Esto se debe a que la población de Ixtlilco participó  en las filas de los zapatistas porque en este pueblo se estableció el cuartel permanente más importante de la región gracias a que está rodeado de cerros, cruzado por barrancas hondas y alejado de las vías de comunicación.

Y aquí acontecieron muchos combates. Desde este lugar, el general zapatista Francisco Mendoza Palma planificaba las acciones militares  junto a los demás generales de brigada y coroneles a su mando.

En Ixtlilco ocurrieron sucesos claves del movimiento zapatista como la aprehensión del general Jesús Morales, que quería convencer a los zapatistas de unirse al gobierno de Victoriano Huerta por lo que fue fusilado. Igual suerte corrieron los verdugos de Otilio Montaño.

Por eso, en la memoria de los pobladores quedó grabada la revolución mexicana que recuerdan año con año, el día 10 de abril, con un acto cívico-cultural  en el monumento a Zapata, una comilona.

Y en seguida, se escenifica, en el cerro, la batalla entre zapatistas y soldados. En ella participan cientos de personas y después de un rato de escuchar la pólvora, los vivas, y el cabalgar de los caballos, llega el ocaso y la escenificación termina.

Cerca de allí, hacia el sur, en el rancho de san José de los caballos de Quebrantadero se escenifica  por parte del grupo actoral comunitario de la revolución del sur de la comunidad obras de teatro que incluyen adelitas, zapatistas y caballos. Este grupo actoral ha filmado documentales y organiza cabalgatas.

Tanto el simulacro de Ixtlilco como el de Quebrantadero incluyen veintenas de combatientes, veintenas de caballos, pólvora, cohetones, y en ocasiones, un relator de las escenas observadas.

La gente de Ixtlilco recuerda que en su pueblo, enclavado en sierras y barrancas tenía su cuartel el Gral. Francisco Mendoza Palma, fuerte candidato a suceder a Zapata tras su muerte.

Además de Francisco Mendoza Palma hubo más zapatistas de apellidos "Palma” en la región.  Por ejemplo: José Palma Sánchez, el Gral., Joaquín Palma y José Palma Navarro estos dos últimos caídos en combate, el primero en 1918 y el segundo en 1915[1].

En la barranca del pajarito y en el rancho caballar del Quebrantadero, Morelos ocurrieron combates zapatistas por eso en ambos pueblos, Ixtlilco y Quebrantadero, perdura la memoria histórica que los alienta a continuar escenificando la vida de sus antepasados por medio de obras de teatro.

© Texto: Óscar Cortés Palma 
Correo:cami17_4@hotmail.com; oscarcortespalma@gmail.com
Cel: 7351506920
facebook.com/oscarcortespalma
twitter: @oscarcortespalm



No hay comentarios:

Publicar un comentario